Saltar al contenido
Escuela del corredor Running Móstoles

Grupo de entrenamiento para corredores en Móstoles

Cuando empecé a correr fue en el año 2013, después de que me operaran de la vesícula biliar y de pesar casi 94 kg (con 1,70cm ¡ojo!).

Empecé muy tranquilo y comencé a aficionarme a correr una carrera al mes, después de 2 años entrenando 3 o 4 días a la semana, veía que no mejoraba y busqué un grupo de entrenamiento para corredores en Móstoles.


Estuve valorando varios, pero un amigo me recomendó un nuevo grupo de corredores de unos 10-15 corredores populare. En aquel momento estaban asesorados por José Manuel Abascal, atleta local y marido de la gran atleta Diana Martín.

En enero de 2016 comencé los entrenamiento con el grupo de corredores, la adaptación al grupo fue estupenda, el  ambiente era espectacular y muy amigable. Abas hacia mucho por sentirte uno más desde el principio. 

Luego vinieron las primeras carreras populares, con los compañeros y compañeras. Veías a otros y pensabas: joder como corren… 2016 fue un año de adaptación, pero las marcas y la sensación de mejora se mostraba en la realidad. En septiembre, nos llevamos una gran sorpresa, Diana Martín, seria nuestra entrenadora, comenzaba una nueva vida con ese grupo humano de runners.

En 2017 llegó el estreno en la MARATÓN, fue un entreno duro, muy duro, pero después los resultados llegaron solos, una alegría inmensa.

Los siguientes años, 2018 y 2019 con pérdida de peso incluida, he conseguido realizar 2 maratones más. Además, disfrutando, con mejores ritmos y sin lesiones, algo importante en el corredor profesional, pero también en el corredores amateurs.

Durante estos años el grupo de 10-15 personas que eramos en 2016, ha pasado a ser de más de 100, convirtiéndose en una gran escuela para corredor en Móstoles. Con entrenamientos presenciales en diferentes turnos de mañana y tarde, pero siempre con dos importantes valores que nos transmiten los entrenadores: Correr para disfrutar y respetar a los compañeros.

Si tuviera que elegir algo de ellos, me quedo con la humanidad de Didi y Abas y con su humildad para estar un miércoles de noviembre a las 20.30 con su equipo pasando frío o lloviendo, solo para aportarnos su experiencia y su calidad.

Gracias.